La esperanza se parte en dos. Dos pedacitos de carne, maleables y sensibles. Dos gotas con azúcar para el agrio devenir del tiempo. Dos rocas firmes de salvación y vida. Ellas no son naturales sino creadas para atajar a la muerte.

402301_10207001550091550_8081753510750813918_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s