Mi nombre se acaba en tu último trago de saliva, en tu negra mirada y en el apoteósico movimiento de tus turbios dedos. Tu nombre comienza en mis largas piernas, en el interminable pensamiento esmeralda y en balsámico caliente de mis labios. Sin nombre no hay definición. Llamadme sexo y abriré las puertas.

manrayphoto-269
The Lovers, Man Ray

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s