Se invoca a la catástrofe, a la defecación de las palabras extraídas de unos labios que nada saben de la insana pureza íntegra. Mi dedo acusador se dirige a mi estómago que se remueve y orina pena a cantaros. Mis oídos solo quieren ser mudos. Por tu “verdad” partes siglos de admiración de lo que ahora es un espejismo. La venda transparente cae para ver mi sospecha, para verme y callarme porque ya no sé de quién soy ni de dónde vengo.

la-mujer-barbuda-1631-jose-de-ribera
“La mujer barbuda”, Ribera
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s