Tumba el párpado oscuro, contagioso al desprenderse del árbol. Recuerda: segregarás aromas de nadas y de pocos. residuo de polen será nuestro orgullo el día a día. terca y pesada presunción arropará nuestro jardín. me planto, ahora y siempre, en un lado indiferente de la vida: la utopía. La duda será: la cara blanca y el tallo firme que tiembla como aquel jazmín, detestable bondad. pero la rosa se abre obscenamente roja (y) es la detestable perfección.

tina modotti rose
Tina Modotti, Roses
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s