Relojes de hueso, el engranaje perfecto de David Mitchell

Relojes de hueso. David Mitchell. Literatura Random House. Traducción de Laura Salas Rodríguez. Tapa blanda con solapa, 720 págs. 23,90€

Relojes de hueso es el último libro publicado por David Mitchell, autor conocido internacionalmente gracias a su novela El atlas de las nubes que fue adaptada al cine por los entonces hermanos Wachowski, ahora las hermanas Wachowski. Con esta última novela David Mitchell se alzó con el World Fantasy Award en 2015, a pesar de no ser una novela fantástica al uso, lo que demuestra el impacto y la valía de la novela que ha sido capaz de alzarse con uno de los premios más representativos del género sin ser una novela que cumple con los estándares de la fantasía.

Relojes de hueso es mi primer acercamiento a la obra del escritor británico y la verdad es que mi impresión no puede ser más positiva. David Mitchell tiene una gran facilidad para crear personajes muy interesantes y complejos mediante un estilo narrativo muy medido y meditado, me da la impresión cuando leo sus palabras que ninguna de las frases está escrita al azar, sino que cada capítulo ha sido escrito cuidadosamente para que cada palabra le de sentido a la siguiente.

Intentar explicar de qué trata el libro sería caer en el spoiler máximo y a la vez un suicidio debido a su compleja historia, así que hablaré muy superficialmente de lo que trata para que os hagáis una idea. Relojes de hueso comienza en 1985 en un pueblo de Inglaterra donde una adolescente rebelde, Holly Sykes, discute con su madre por culpa de su novio porque su madre no lo considera conveniente para ella (ya sabéis la típica discusión: “¡no me entiendes!”, “¡me lo agradecerás cuando seas mayor!”), Holly se escapa de casa y descubre que su maravilloso novio no es tan maravilloso (las madres siempre tienen la razón) y decide prolongar su escapada todo el fin de semana para darle una lección a su madre. Para ocultarse se dirige al pueblo vecino y en el trascurso de ese viaje irá encontrándose con diferentes personas e irá recordando extraños momentos de su pasado hasta que finalmente, se vea envuelta en una situación fuera de lo común que será el punto de inflexión de lo que ocurrirá a partir de ese momento en la novela.

david_mitchell.jpg.size.custom.crop.778x650
David Mitchell, relojero en sus ratos libres

Aunque la sinopsis me ha quedado muy vaga, tended en cuenta que el libro tiene unas 700 páginas, sí puedo comentaros con más detalle y sin miedo a estropearos la novela sus características estructurales. El libro se divide en seis partes, cada una de ellas narradas por diferentes personajes, repitiéndose únicamente el narrador de la primera y la última parte, creando de este modo una estructura circular y cerrando la novela de manera perfecta, este tipo de estructura narrativa, por lo que he podido comprobar, ha sido utilizada por el autor en otras de sus novelas. Otro rasgo a tener en cuenta es el trascurso del tiempo en la novela, ya que durante estas seis partes la acción transcurrirá a lo largo de distintos años, empezando en los años 80 y terminando en 2043.

En mi opinión, lo que más llama la atención de la novela de Mitchell es como a primera vista parece una novela realista, contándonos la historia de esta adolescente incomprendida y rebelde y apabullándonos con referencias populares según el año en el que estemos en la novela, para afianzarnos en esa idea de realidad y sin embargo, cuando menos lo esperamos va introduciendo elementos fantásticos en dosis pequeñas hasta que en los capítulos finales culmina lo que nos ha estado anticipando durante toda la novela y descarga toda su artillería fantástica.

Aproximarse a esta novela puede resultar fácil y a la vez difícil dependiendo del tipo de lector que seas, intentaré explicarme, como ya he dicho al principio de la entrada, no es una novela fantástica que se muestre como tal desde el principio por lo que a los lectores consumados de literatura fantástica puede que les resulte chocante. Además, su ritmo pausado hace que para lectores acostumbrados a una narración rápida y que haya una acción inmediata pueda suponer un reto e incluso aburrida, porque permitidme la comparación, Relojes de hueso es como un capítulo de Mad Men en el que parece que no pasa nada y en realidad pasa de todo. Al mismo tiempo, es fácil porque su prosa no es engorrosa ni recargada, lo que no quiere decir que caiga en ser simplista, haciendo que el lector vaya pasando páginas sin darse cuenta de que está avanzando más rápido de lo que parece.

El ritmo lento de la historia se suple con la manera de relacionar todos los elementos que el autor va introduciendo en la historia, lo cuales a priori parecen caóticos y sin sentido  y después se tornan esenciales. Mientras lees la novela los personajes se van relacionando unos con otros y finalmente todo cobra sentido, esta es otra de las grandes cualidades de Mitchell como autor, su capacidad de resolver la trama de manera coherente haciendo que parezca fácil juntar todas las piezas del puzzle que nos presenta y no dejar al final del libro ningún cabo suelto, todos los elementos de la novela son piezas del reloj que necesarias para que funcione.

A mí Mitchell sin lugar a dudas me ha convencido y Relojes de hueso es uno de los libros más interesantes que he leído en 2016, así que si no os importa su ritmo pausado y estáis decididos a dejaros envolver en su prosa a ritmo del segundero descubriréis unas de las novelas del año donde la realidad y la fantasía se funden en perfecta armonía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s